¿Por qué yo no puedo hacer ejercicio con Fibromialgia?

Como no puedo poner TODA la experiencia de un enfermo de fibromialgia con el ejercicio os voy a narrar la mia y porque yo no puedo hacer ejercicio con Fibromialgia.

Para empezar os diré y confensaré que pertenezco, tengo algunos rasgos de personalidad de los pacientes con Fibromialgia , soy extremadamente perfeccionista (cuantas láminas de dibujo técnico repetí por una simple gota de tinta q había caido del plumin) por ello muchos de mi alrededor han confiado en mi para que llevase a cabo sus obligaciones, por supuesto cuando me he sentido usada he dicho que NO , extremadamente responsable pero esto no quiere decir que me agobie de trabajo de los demás…soy responsable no tonta…son dos cosas diferentes, me agobio con mis metas, con mis objetivos.

Altruista no voy a mencionarlo quienes me conoceis de años lo sabeis☺️.
Soy proactiva siempre estaré donde haya que luchar por una causa justa, pero siempre desde la coherencia .

 no puedo hacer ejercicio con Fibromialgia

Dicho esto quiero mostraros que los rasgos de personalidad que tengo y que puede que muchos tengais, para mi no son un motivo de baja autoestima ni de destrucción al contrario me han ayudado y MUCHO a sobrevivir con la enfermedad, a superarme y lejos de leerlos y ofenderme, me motivan y me ayudan a continuar.

Uinss, sin darme cuenta estoy haciendo un post sobre la personalidad en Fibromialgia. Ahora quiero unas risas, aunque duelan, pero reir

 

Mi infancia y el deporte

Mis rasgos de personalidad, me llevaron muy rápido al deporte, natación, baloncesto, balonmano el deporte me llevaba a situaciones muy placenteras, no buscaba ganar, no he sido nunca competitiva buscaba la superación interna, marcar mis propios límites, reforzar amistades, colaborar, ayudar cuando a otros la frustración les podía…y poner coherenia en situaciones de alta tensión que se dan muchas en el deporte de equipo, en tres palabras, superacion personal y empatizar.
Me dediqué a la gimnasia ritmica, cuantas horas de lucha continua…por alcanzar la perfección en las figuras.

Pero lo más importante la cascada de sentimientos positivos, a pesar de estar exhausta era extremadamente feliz una felicidad que no se puede sustituir con otras aficiones o gustos, es muy diferente por eso entiendo y comprendo el gran factor que puede ser el hacer ejercicio en fibromialgia.

Mi adolescencia con el ejercicio

Fué un trauma, realmente un trauma.
En las primeras clases de gimnasia empezaron a darme mareos, y mi profesor de bachiller, posterior profesor de mi hijo y que empatizó mucho con él por la seriedad y severidad en el ejercicio (ya veis no somos l@s únic@s demasiado responsables y perfeccionistas ), hecha esta aclaración me entendereis, fué tan responsable que aún retumba sus palabras en mis oidos.
“Carmen vamos a sufrir un gran disgusto un un día y no quiero que hagas más gimnasia” …yo no estaba preocupada por lo que me pasaba (siempre he sido un “pelin inconsciente” en este aspecto) yo estaba HUNDIDA porque se me negaba algo que me encantaba .
Mis años de bachiller y la gimnasia se reducieron a ver y tomar apuntes…eso sí… iba monisima con unos chandals del corte Inglés preciosos. Mi madre que me conocía (nunca lo hablamos) intentó ayudarme sabiendo que estaba sufriendo y me intentaba “recompensar” por otro lado.

Gracias mamá estés donde estes…distes en el clavo!! Cómo nos conocen las madres.‍❤️‍

Cambio de vida

Una nueva etapa de vida y el ejercicio se vió reducido a partidas de Squash los domingos por la mañana, me encantaba jugar con los chicos, no podía soportar el ritmo de las chicas, a cuantos he ganado y salían con unas caras de pique bueno ya sabeis los amigos!!!

A los 25 mi diagnóstico muchos ya lo sabeis, para quienes no enfermé a los seis meses de tener mi primer y único hijo, el momento más feliz de mi vida, seis meses después ya tenía mi diagnóstico…Fibromialgia

Mi reuma EJERCICIO vi las puertas abiertas , lo había dado de lado.

 

Retomar y frustración

Y además el ideal, la natación, y con mi mejor amiga…allí que nos ibamos y yo empezaba a hacer largos de crol, de espalda, de mariposa

Mi amiga “cómo te pasas” ( la llevaba frita, pero mas frita estaba yo, me levantaba al día siguiente habiendo hecho lo que me pautó el médico diez largos, recuerdo aún el esquema en la radiografia, me dibujó hasta las calles de la piscina y flechas en ambas direcciones ¡Que majo!

Así pase varios días molida, era deportista de naturaleza y sabia que el reemprenderlo me iba a costar sudor, sangre y lágrimas pero lo conseguría.

Pues fué que no

Después del mes, pense voy a bajar el ritmo, la mitad, tampoco (me rio por lista)

A los quince días, cada vez estaba peor…Un largo y floto

Hasta que se limitó a flotar sólo, y estaba como si hubiera hecho el mismo ejercicio de los primero días. Eso ya me preocupo…
Volví al reumatologo…no se lo creía, un interrogatorio tipo CSI

Siguiente Página

Leave a Reply

%d bloggers like this: