FIBROMIALGIA… Me incomoda el FRÍO y el CALOR, la HUMEDAD, la LLUVIA.

La fibromialgia es una condición que provoca muchos síntomas, los más destacados son el dolor generalizado y la fatiga. La mayoría de los que sufren de fibromialgia informan que el clima juega un rol significativo en cómo se sienten. Ciertos climas pueden aumentar el dolor muscular, el dolor de cabeza y en algunos pacientes con fibromialgia, incluso la depresión. Cuando se busca el mejor clima, existen ciertos elementos climáticos para buscar y otros que evitar.
Temperatura, frío:
Mucho de aquellos que padecen desórdenes músculoesqueléticos encuentran que la temperatura hace una diferencia en cómo se sienten y los pacientes con fibromialgia no son diferentes. Ellos informan que el clima frío hace que sus síntomas empeoren. Un clima donde la temperatura permanece más cálida y con baja humedad será mejor para la condición.
Temperatura, calor:
Algunas personas sensibles al calor describen sensaciones de calor por todo el cuerpo que parecen emanar del interior. Otros pueden tener problemas solo en manos y/o pies, posiblemente junto con la sensación de hinchazón y dolor, mientras que algunos pueden tener ambos síntomas.
Recalentarse puede producir un aumento en los síntomas de la fibromialgia. Aunque el clima caluroso puede agravar este síntoma, también puede ocurrir en cualquier momento. Las personas con fibromialgia parecen tener problemas con la homeostasis:
http://es.wikipedia.org/wiki/Homeostasis, lo que impide al cuerpo regular la temperatura de forma adecuada.
Como no existen tratamientos para la sensibilidad al calor y los síntomas que genera, en su lugar nos toca principalmente realizar cambios en el estilo de vida, y encontrar la manera de aliviar el recalentamiento, y la mejor forma es evitar el calor excesivo en primer lugar, manteniendo el ambiente fresco y permaneciendo en el interior, aunque esto no siempre es posible y podría impedirnos hacer un montón de cosas que deseamos hacer o tenemos que hacer.
Precipitación (lluvia):
Un clima húmedo también puede empeorar los síntomas de la fibromialgia. Una combinación de frío y humedad (de nieve o aguanieve) podría ser el clima más difícil para la condición. Aquellos con fibromialgia deberían evitar las áreas donde hay mucha nieve durante el frío invierno.
Humedad
Los climas húmedos, pueden causar más dolor y provocar otros síntomas a los que sufren de fibromialgia. La humedad en el aire puede aumentar el dolor en los músculos, mientras que que el aire seco es más tolerable.
Presión barométrica (muy baja o muy alta presión atmosférica):
Para aquellos con fibromialgia, a veces no es el clima actual lo que hace la diferencia cuando intentan adaptarse a uno que no es compatible. Los cambios en el barómetro conducen a las precipitaciones y pueden desencadenar síntomas. La combinación de la humedad y la presión barométrica hace que alguien con fibromialgia se sienta peor cuando va a llover o a nevar antes de que la precipitación ocurra. Existen ciertos lugares, donde llueve casi todos los días, que pueden aumentar el dolor y la incomodidad en los pacientes con fibromialgia.
Consideraciones:
Un clima seco y cálido constante es probablemente lo mejor para la fibromialgia. Los lugares en donde a menudo no hace frío y el clima no cambia lo suficiente como para desencadenar el dolor y otros síntomas, son los ideales.

Leave a Reply

%d bloggers like this: