El clima y la fibromialgia: cómo ajustar el termostato interno

Es frecuente que las personas con fibromialgia cuenten que cierto tipo de clima o los cambios de temperatura empeoran sus síntomas. Muchos se quejan de tener frío todo el tiempo, o calor todo el tiempo, o de manera alternada. Y es cierto, varios estudios lo confirma: este síntoma se llama sensibilidad a la temperatura.

En los pacientes con fibromialgia, explican los expertos, el termostato interno está roto, una “desregulación” que vuelve a los pacientes más sensibles a ciertas condiciones. Es decir: si hace mucho calor, es probable que la persona lo sienta aún más extremo. Su cuerpo lo sufrirá de manera exagerada, con más sudor, más sed, más intolerancia. Eso puede generar que el dolor disminuya, pero también que el cansancio aumente.

Algunas investigaciones muestran una incapacidad por parte del cuerpo para adaptarse a los cambios de temperatura, junto con un bajo umbral de tolerancia al dolor asociada a estímulos por calor y frío.

Es que las personas que sufren fibromialgia tienen un impacto diferente de los estímulos externos: muchos tienen una sensibilidad física extrema a algunas situaciones. Y el clima no es excepción.

el dolor, el agotamiento y otros síntomas típicos están muy asociados al clima. Varía según haga frío o calor, y también según la humedad

En invierno, por el contrario, el dolor se vuelve protagonista. Las personas con fibromialgia pueden sentir mucho el frío, y demorarán más en entrar el calor. A su vez, el frío dispara el dolor.

La humedad, por su lado, también puede aumentar el dolor en las articulaciones, incidiendo en el estado general del paciente.

Es importante ajustar la vestimenta y la calefacción para prevenir estos cuadros, y también tenerlos en cuenta cuando planean vacaciones y sentirse bien se vuelve clave para la persona y su familia. El frío difícilmente sea un buen aliado.

Recomendaciones para días de calor: 

  • Consumir los alimentos y bebidas frías
  • Usar un paraguas para dar sombra
  • Usar una visera en lugar de un sombrero
  • Usar ropa holgada y ligera, hecha de un material transpirable
  • Evitar los baños o duchas calientes
  • Darse un enjuague con agua fría antes de salir y antes de dormir
  • Prender el auto y el aire acondicionado un rato antes de salir, lo suficiente para refrescar el auto
  • Si utilizas un abanico o aire acondicionado, evitar que soplen directamente hacia vos.

Las personas sensibles al frío se sienten congeladas hasta los huesos y les cuesta mucho poder calentarse

Recomendaciones para días de frío

Es importante tener en cuenta que en las personas con fibromialgia el cuerpo no es capaz de adaptarse adecuadamente, por lo que los pies se mantienen fríos, e incluso ponerse calcetines gruesos puede no ayudar a calentar los pies; por lo tanto, el ambiente tiene un mayor impacto en el cuerpo. Algunas ideas para evitar que esto ocurra son:

  • Mantener los pies cubiertos durante el tiempo frío
  • Vestirse abrigado (sin embargo, vestirse demasiado caliente puede desencadenar los síntomas de la sensibilidad al calor)
  • Tomar bebidas calientes
  • Comer alimentos calientes como sopa y avena
  • Calentar el auto antes de salir de casa
  • Mantener el ambiente cálido y agradable
  • Tener cosas como mantas y zapatillas a mano

Leave a Reply

%d bloggers like this: