Carta de un marido a su mujer enferma de fibromialgia

Hoy me comprometo.

Me comprometo a hacer lo posible por ayudarte. No significa que haré todo por ti, ni que te trataré como una inválida, significa que estaré a tu lado, mientras pueda, para apoyarte en las cosas que tengas que hacer y que se te lleguen a complicarte. Sin buscar solucionarte la vida, sino encontrar alternativas juntos para hacerlo lo mas factible posible, dentro de tus límites.

Me comprometo a NO entenderte. Sí, lo sé, esa negativa se ve mal, pero es la verdad, JAMAS te entenderé, ¿por qué? Porque sencillamente no estoy en tus condiciones y por más que lo intente no puedo imaginar el dolor físico y emocional que sientes. No puedo engañarte diciendo “te entiendo” porque es tan sólo una mentira piadosa que no tiene lugar. En lugar de entenderte, trataré de comprender y aceptar que las cosas no son como quisiéramos siempre, y te ayudaré en tu camino de aceptarlo cuando te frustres por la situación.

Me comprometo a caminar a tu lado por el camino de la vida. Cuando te canses, si tú lo deseas te cargo, y cuando ambos nos cansemos descansaremos al lado de la vereda para contemplar el paisaje un rato hasta recobrar las fuerzas.

Me comprometo a hacer lo humanamente posible por estar contigo. Pero disculpa si te fallo, soy humano, tengo errores y defectos. Si yo me enfado por la suma de las cosas que pasan en mi vida, y me molesto contigo, trataré de mantener la calma, por el bien de ambos.

Me comprometo a amarte con todo mi corazón. No por estar enferma te compadeceré, ni por estar deprimida te dejaré. Te amaré por ser lo que eres y lo que has demostrado. Una mujer maravillosa que está dispuesta a buscar la mejor forma de seguir adelante. Y, lo sé!, aveces también te cansas pero es parte del proceso.

Me comprometo a ayudarte en la búsqueda de todas las alternativas para mejorar nuestra calidad de vida en pareja, y la tuya como ser individual. Y cuando las opciones se acaben, buscaremos en las imposibles hasta agotar las fuerzas. Siempre siendo conscientes de la realidad y nunca despejando los pies del suelo.

Me comprometo a siempre dejarte ser tú, y yo nunca dejar de ser yo. Porque a final de cuentas somos una pareja que busca compartir lo mejor y es necesario jamás perder la esencia. Quizá perdernos el uno en el otro en las miradas, o al tomarnos de la mano, pero JAMÁS perder nuestra esencia individual.

Me comprometo a tratar de ayudarte a ser mejor cada día, a ser mejor yo cada día y a dejar que me ayudes a serlo.

Gracias amor por enseñarme a ver la vida de esta forma.

Leave a Reply

%d bloggers like this: