La fibromialgia nos quita el sueño

Así lo afirmó el doctor Manuel Guzmán Úbeda,del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario, Virgen de las Nieves, durante su intervención en el ciclo quincenal del Colegio de farmacéuticos de Granada, “Los Jueves Salud”.CONFERENCIA FARMACIA RET

La fibromialgia es un trastorno doloroso crónico, no inflamatorio, que afecta de forma generalizada al aparato locomotor. Es un problema importante de salud por su elevada prevalencia, morbilidad y por el alto índice de frecuentación y consumo de recursos sanitarios que origina. Se trata de un síndrome complejo, de causa desconocida, evolución variable y que con frecuencia va asociado a otras patologías, para el que no existían criterios comunes sobre el diagnóstico y tratamiento, lo que podría estar originando diferencias en su abordaje. Dentro de la Comunidad Autónoma Andaluza se contempla dentro del Mapa de Procesos Asistenciales Integrados, estableciéndose perfectamente los circuitos de actuación desde la atención primaria a la especializada. En la elaboración de estos protocolos han intervenido diversos profesionales, oídas las demandas de los pacientes y las asociaciones más representativas.

El diagnostico de la enfermedad se establece en base a un buen interrogatorio en el que se recoge como síntoma clave el dolor generalizado, que se agrava con el estrés, el frío y la actividad física mantenida. Otros síntomas como el cansancio físico, la sensación de rigidez matutina, alteraciones del sueño, parestesias (hormigueos) en manos y pies, cefaleas, inestabilidad, alteraciones de la concentración o memoria forman parte del cortejo sintomático. Es muy importante resaltar que no existe ninguna prueba que sea decisiva para el diagnostico.

La fibromialgia no acorta la esperanza de vida de los pacientes, pero puede afectar de manera importante su capacidad funcional, limitando las actividades de la vida diaria, si bien la pérdida de la capacidad funcional no tiene por qué ser progresiva e irrecuperable en todos los casos. En España no se dispone de información específica para la fibromialgia, pero podemos decir que junto a la lumbalgia son las dos patologías mas frecuentes en sujetos con incapacidad laboral por enfermedad reumática. Entre los pacientes seguidos en las consultas de reumatología, un 6,7% son pensionistas por esta causa y el 78,5% de los pacientes con trabajo remunerado había estado en algún momento de baja por éste motivo.

Tratamiento médico

En cuanto al impacto sobre el sistema sanitario se atribuye a los pacientes una media de 10 visitas/año a su médico con un consumo medio de 2,7 fármacos relacionados con la enfermedad en cada periodo de 6 meses. Existe mayor probabilidad de sufrir intervenciones quirúrgicas en estos pacientes. El estudio EPISER sitúa a la Fibromialgia como uno de los procesos crónicos asociados a mayor consumo de tratamientos farmacológicos. El London Fibromyalgia Epidemiology Study, realizado en población canadiense estima en el doble el consumo de fármacos y servicios de salud en pacientes respecto a los controles sanos.

Una mención especial requiere el enfoque sociolaboral, ya que el mantenimiento de una actividad laboral compatible con la evolución de la fibromialgia es de una gran ayuda para el paciente en el curso del proceso. Otro aspecto necesario para contribuir a la mejora de la calidad de vida de este colectivo de pacientes es facilitarles el conocimiento de su enfermedad para que sean agentes activos y corresponsables de su salud y cuidados.

La divulgación del proceso entre los profesionales de la salud puede reducir la variabilidad en la práctica clínica, dando a conocer aquellos aspectos asistenciales mas idóneos en relación con la evidencia científica actualmente disponible, promoviendo la mejora en la utilización racional de los recursos sanitarios y estimulando el desarrollo de nuevas líneas de investigación sobre las causas de la enfermedad, diagnóstico y tratamiento.

Leave a Reply

%d bloggers like this: